viernes, 20 de diciembre de 2013

CRITERIOS PARA DEFINIR LA CALIDAD DE LOS PRODUCTOS CERÁMICOS

Durante el proceso de fabricación de los productos cerámicos, se pueden manifestar defectos en el material, por lo que durante la etapa de clasificación se separan, agrupando las piezas en distintas categorías: primera calidad, segunda calidad, tercera calidad.

Un material se considera de primera calidad cuando al menos el 95% de las piezas del lote no tiene defectos superficiales o estructurales y el tono y las medidas de las placas respondan a la variación esperada.
Un defecto superficial se considera como tal, si alcanza a ser observado en un paño armado en el piso, o en un tablero de control (si es un revestimiento) a un metro de distancia, con luz normal y por un observador con visión normal. Si el defecto no se alcanza a percibir, la placa se considera de primera calidad.

Los materiales de segunda calidad, así como los de tercera, presentan defectos como cachados, fisuras, grumos, gotas, variación en la textura superficial, diferencias de tono, diferencias de medidas, etc, que aumentan su frecuencia de aparición y tamaño a medida que disminuye el nivel de calidad.

El límite entre un defecto de segunda calidad y tercera calidad es arbitrario, no se define por normas. El criterio empleado por CCN es que los defectos de segunda calidad no sean “agresivos” vistos en un paño del producto y que no afecten las características estructurales de las placas. La placa debería poderse usar entera, sin cortes para eliminar el defecto.

Un defecto se considera de tercera calidad cuando, por su magnitud, hace que no se pueda aprovechar hasta un 25 % de la superficie de la placa. Esto no significa que el defecto abarque al 25 % de la superficie, sino que se desaprovecha dicha superficie. Por ejemplo, una fisura de 5 cm, en 1m borde, en una placa de 33 cm, cuya superficie es insignificante, se considera de tercera calidad pues, para eliminarla, debe descartarse un 15% aproximadamente de la placa. Es normal que la placa clasificada como de tercera calidad no pueda instalarse completa, se debe cortar para eliminar el defecto y poder aprovechar el resto.
Desvíos en el tono y en la texana superficial, también se consideran defectos y las placas son clasificadas a segunda calidad o tercera calidad, dependiendo de la magnitud del desvío.

También existen límites para la clasificación a segunda y tercera calidad cuando aparecen defectos en las medidas de los lados y en las deformaciones que puedan presentar las piezas. Estos límites son numéricos y se establecen en los programas de los equipos (calibre y planar) instalados en cada una de las líneas de clasificación, de acuerdo a criterios que se basan en la experiencia de cada fabricante y que tienen como objetivo obtener una colocación del producto aceptable. Los límites de la primera calidad, deben corresponderse para obtener un producto de acuerdo a normas. Si .el valor numérico del defecto supera los límites establecidos para la tercera calidad, las piezas son automáticamente separadas del proceso y no se comercializan.

Debe tenerse en cuenta que ambas calidades (segunda y tercera) no son clasificadas por tono ni calibre, por lo que de encontrarse presente variaciones de uno o de ambos, ello está dentro de lo esperable al adquirir 1m producto de calidad distinta que primera.

CERRO NEGRO toma como referencia para definir los rangos de aceptación de los parámetros de la primera calidad, las normas‘ IZRAM y UNI-EN-ISO.

Fuente: Grupo Construya

No hay comentarios:

Publicar un comentario