miércoles, 9 de octubre de 2013

“UNA EXHIBICIÓN DEBE SER HABITABLE Y REFLEJAR AL CLIENTE”

DISEÑO INDUSTRIAL - Entrevista a la arquitecta Gema Fobelli, diseñadora de mobiliario de exhibición y asesora de diseño e imagen de locales comerciales

El diseño de producto es el resultado de la creatividad y funcionalidad pero su éxito también depende de la comunicación, y en este sentido una de las herramientas fundamentales es la exhibición. 

La exhibición se configura en función de cómo la empresa desea que el producto sea percibido por el público. En este sentido, el diseño del punto de venta o del mobiliario de exhibición influye entre otros factores, en la decisión de compra desde un carácter emocional.

Eduardo Naso, diseñador industrial argentino, sostiene que el Diseño Industrial es un “mix de arte y diseño”. El arte en el caso del mobiliario de exhibición está en el sello de autor: al igual que una obra artística, la exhibición transmite un mensaje; es una obra siempre inacabada que requiere la intervención del otro para que se complete su sentido o multiplicidad de sentidos.

Gema Fobelli es una arquitecta rosarina especializada en el diseño de mobiliario para exhibición de productos y asesoría de diseño de locales comerciales vinculados a la construcción. Fobelli en sus exhibidores y en la estructuración de showrooms crea habitabilidad, texturas tranquilas, espacios generosos con perspectiva y en algunos casos se intenta lograr intimidad entre los objetos exhibidos y el cliente. 

Su huella de autor quedó impresa desde hace más de 20 años en el Showrrom de Cerámica San Lorenzo en Los Angeles, California, todos los locales que poseía la firma Amorelli Santarios y Fonzo en la ciudad de Rosario. El desafío que constituyó en su momento el local inicial de Accesaniga, también en Rosario, de mostrar todo su potencial en menos de 200m2, y el de Anacleto, en La Plata, donde había menos de 50m2 para desplegar su abanico de pisos y revestimientos. Y la presentación en sociedad, allá por el 97 o 98, del descollante Balcarce 54, imparable en su crecimiento.

AMBIENTACIÓN REALIZADA POR GEMA FOBELLI PARA LA EMPRESA ILVA
También acompañó a Cerámica San Lorenzo en su presencia en las muestras de decoración como Casafé en Santa Fe, Explanada en Mar del Plata y Pinamar y la Vidriera de Cordic en Rosario. Y en su presentación oficial en USA, en Surfaces 2001, Las Vegas.

El desenvolvimento en arquitectura de stands aparece a partir de la feria Constrular 93, donde, en colaboración con los arqs. Jorgelina Paniagua y Alejandro D'Stefano, resultan premiados por el stand de Amorelli Sanitarios. En la misma feria, con un stand para el Grupo Dema presentaron el -novedoso en ese momento- el sistema "termofusión".
En colaboración con los arqs. Mariano Costa y Marisol Valenzuela, desarrolla ambientaciones para grandes marcas, como Rex, Kalebodur, Cecrisa; stands para Ilva y Grabado Sólido -para Argentina y Estados Unidos- Jas, en Buenos Aires y México, Weber, Ferrum, Fv, Portobello, Piu, Dune, Fachia. Juntos proyectan y ejecutan las ampliaciones de SBG en Buenos Aires, Contigiani en el Cerro Las Rosas, Casa Palm en Bariloche, Lare y Bianco en el interior de la provincia de Santa Fe y el nuevo salón de Balcarce 54 sobre la av. de Circunvalación de Rosario.
En esta entrevista para Arquitextos, la asesora de  grandes marcas nos revela el particular mundo del diseño de mobiliario aplicado a locales comerciales, habla sobre la tendencia de personalización de los espacios y nos comenta sobre una importante obra de ampliación del showroom Contigiani de Cerro de las Rosas.
-¿Cómo es la industria de la producción del mobiliario de exhibición en nuestro país?

Gema Fobelli: “En el caso de los expositores utilizados en los showrooms de sanitarios en Argentina -que es un caso muy particular por la cantidad de rubros, marcas y objetos que se combinan en locales de grandes superficies, un fenómeno que no se repite frecuentemente en el resto del mundo-, la producción sigue siendo muy artesanal y generalmente individualizada para cada cliente distribuidor. La escala de fabricación sigue siendo en talleres de herrería, o carpinterías que permitan un espacio para la construcción de muebles personalizados. También mucho de lo que se ve finalmente en el showroom se improvisa directamente en la obra, a medida que uno se va sorprendiendo con nuevos materiales que aparecen. Es fundamental tener un equipo de excelentes colocadores de pisos y revestimientos para que todo luzca finalmente impecable.

-¿Es posible personalizar los espacios teniendo en cuenta que los locales comerciales están pensados para consumo masivo? 

GF: “Si, porque cada distribuidor apunta a un segmento del mercado. Eso recorta una cantidad de productos a exhibir, las inversiones que las fábricas están dispuestas a destinar en exposición en cada distribuidor y se combina permanentemente la presencia de la marca-fábrica con la marca-distribuidor. Y con respecto al tema del consumo masivo, en este país el mercado se reparte en varias fábricas que no producen millones de m2 o unidades por mes, por lo cual los productos no se repiten. Cada fábrica elige un par de distribuidores en cada ciudad, entonces se logran unas combinaciones interesantes, y cada distribuidor tiene su impronta dependiendo de las marcas que selecciona. A su vez, la personalización se logra también en la presentación y elección de cada línea de producto. Ahora se hacen casas de lo más temáticas: el baño de la niña, del adolescente incluso las fábricas tienen la chance de diseñar ad hoc para lo que necesite el proveedor. Por ejemplo, Murvi puede hacer mallas con diseño personalizado y hasta en los porcellanatos pueden imprimirse las imágenes que quieras: hay una serie que se llama Banksy, -como el artista de street art británico-con la impresión de sus grafitti serigrafiados”.

-¿La tendencia de lo sustentable también hace mella en el diseño de mobiliario?

GF: “Claro, es fundamental. Con la iluminación, podes elegir las lámparas que respondan a las necesidades de reproducción de color e intensidad lumínica necesaria y que consuman la menor energía posible. En las carpinterías, el uso de materiales producto del reciclado de madera. También pequeños trucos que permitan reutilizar los pisos y revestimientos de exposición, en el momento de las renovaciones. Se trata de empapelar las superficies previamente, y pegarlas con adhesivos tradicionales en el piso, y silicona en los revestimientos. Esto permite retirarlos con facilidad, y se pueden volver a colocar. El arquitecto Glenn Murcutt, australiano, ganador de uno de los premios Pritzker, sostiene que él no coloca ni una sola pieza en sus obras que no pueda retirarse y volver a instalarse en su propia remodelación o en otra obra”.
-¿Cómo es ponerse en el lugar de quien observa el mobiliario y diseñar desde allí?  

GF: “Depende del producto, en el caso del porcellanato, un problema con el que nos encontramos es el peso. Los expositores tienen que ser fuertes para soportar el producto que pesa 25 kilos el m2, resistir dignamente el paso del tiempo, ocupar el menor espacio posible y flexibles, para poder combinar un elemento con otro. Los listeles tienen que estar mostrados en alguna percha fácil de desmontar para que el cliente probar alternativas. Otro componente que debe tenerse en cuenta del lado del observador es la iluminación: El porcellanato y la cerámica absorben mucha luz, entonces uno tiene que pensar qué tipo de iluminación cubre la mayor superficie y reproduzca el color de forma fidedigna. El producto tiene que estar a la altura del observador, o como irá instalado en su casa… hay que pensar en algún orden donde la cliente, una vez que hizo el recorrido, pueda volver a encontrar lo que le gustó”.

NOTA: Esta entrevista fue publicada en la edición de Octubre de la revista Arquitextos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario